Ansioso por Celeste

Su lengua jugaba dentro de mi boca, mordía mi labio inferior y volvía a meterme la lengua con fuerza casi dejándome sin aliento y parecía que literalmente quería devorarme

A la distancia en el tiempo, aquellas relaciones de juventud siempre tienen un brillo especial, será por la candidez de los años y el color de ese cristal que tamiza nuestras experiencias o porque realmente fueron momentos de magia donde un mundo nuevo se nos fue abriendo hasta completarnos en todos los aspectos en una persona adulta.

Es aún al día de hoy que, las imágenes de esos tiempos, irrumpen por momentos en nuestra realidad diaria y los recuerdos nos invaden estremeciendo cada molécula de nuestro ser interior al permitirnos viajar al pasado y revivir todo como si fuera la primera vez… Continuar leyendo este relato erotico

Deja un comentario