Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, Relatos eroticos

Relatos Marqueze: Alinka, mi comadre

8 de junio de 2009

Una nueva entrega de la sección Relatos Marqueze de nuestro blog.

Hoy os presentamos el relato “Alinka, mi comadre“:

Ella se ensartaba yo le acariciaba una teta y con la boca le daba mordiscos a la otra y lo mejor, con el dedo de la otra mano buscaba su culito, le metí la mitad de los dedos al culo, empezó a moverse y empezó a pegar de gritos, se estaba viniendo, yo no aguantaba más. Nos venimos al mismo tiempo, sentí como sus flujos me bañaban la verga, y como con mi leche la inundaba por dentro.

Bueno, la verdad es que me encanta leer los relatos de esta formidable página, pero nunca me había animado a escribir mis fantasías y dos o tres aventuras que he tenido. Este es real, de cuando se cumplió mi sueño de cogerme a mi comadre, la esposa de mi mejor amigo, pero es que la verdad esta buenísima y coge como desesperada.

Ellos siempre han tenido problemas en su matrimonio, básicamente por su culpa, porque es medio histérico el tipo, y mi comadre, Alinka, siempre me contaba sus penas y yo la escuchaba pero entre cotorreo y cotorreo le decía lo mucho que me gustaba y que me gustaría acostarme con ella.

Un día me llamó llorando que quería hablar conmigo, la pasé a recoger y fuimos a un lugar solitario, Ahí me contó de sus problemas y empezó a llorar, la abracé y un momento de la plática se recostó sobre mis piernas, su cabeza quedó prácticamente sobre mi pene, y por la posición en que estaban, el borde su tanga se salía del pantalón y eso me empezó a excitar, lo que se reflejó en que mi verga se empezó a poner dura, que la verdad, aunque no la tengo muy grande, apenas 15 centímetros, la sé usar y bastante bien. Les decía que la verga se me empezó a poner dura, porque ella se dio cuenta y así que se sentó de nuevo y siguió contándome, sin que yo dejara de abrazarla y pensar en que me la quería coger.

De nuevo empezó a llorar y se volvió a recostar sobre mis piernas, aunque en esta ocasión sentí como sus mejillas me rozaban la verga.

Sigue leyendo…


>

Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados
sexshop marqueze