Me folle al fontanero [Relato erótico]

Se llamaba Faustino. Era un hombre más bien rudo, aunque bastante atractivo, con el pelo cano y la piel muy morena, tostada por el sol de justicia del que gozamos en mi tierra.

Trabajaba como albañil y fontanero, claro, así se entiende que, además de lucir aquel moreno de albañil, tuviera unos músculos tan bien formados.

Pero no os llaméis a engaño. Faustino era mayor. Muy mayor. Al menos para mí, que acababa de cumplir los 18 años. Creo que él tendría unos 55 años, por lo menos… ¡si era más mayor que mi propio padre!…

Sigue este relato erotico en marqueze.net

Deja un comentario