Mi amiga Ana.

…… Ella me miró y me dijo, -no adules michel, soy mayor que tú y no está bien que me digas eso. A lo que la respondí, que era cierto, y armándome de más valor, la dije que desde hace tiempo pensaba en ella por las noches, pero no como amiga sino como mujer. Ella se puso un poco roja pero sonrió. Con el fin de no perder su amistad por si algo fallaba, la pregunté si podía darle un beso en la boca, ella no dijo nada, me decidí y se lo di, no me dijo nada y la di un segundo más intenso, fundiendo las dos bocas, enlazando nuestras lenguas, ella seguía mi acción, entonces empecé a tocarla su redondito culo, era maravilloso …..

Relato completo publicado en marqueze.net categoría sexo con maduras.

Deja un comentario