Nuestra orgia

Manuel tenía ensartada por el culo a mi esposa, Luis, le bombeaba el coño con su polla; a los lados estaban arrodillados Juan y Evaristo, a quienes les estaba haciendo una soberana paja con sus manos.

Mi nombre es Juan, soy empresario, casado y según dicen bien parecido, aunque hay amigas que me encuentran feo, pero todas coinciden en que las hago gozar, cuando logro que sucumban a mis deseos y comienzo a calentarlas y acabo follándolas como se merecen y ellas desean… leer mas de esta historia de sexo

Deja un comentario